Mitos de la eyaculación precoz

¿El exceso de masturbación provoca eyaculación precoz? ¿Qué pasa con los penes circuncidados? ¿La eyaculación precoz modifica la calidad del semen? Vamos a atender todas estas cuestiones para conocer los mitos de la eyaculación precoz.

Mitos de la eyaculación precoz: causas

Cuentan las malas lenguas que las personas con la circuncisión tienen una mayor facilidad para tener eyaculación precoz, dado que tienen mayor sensibilidad. Esto es, sin lugar a dudas, un mito. No solo se realizó un estudio comparando la sensibilidad de los penes en personas circuncidadas y en no circuncidadas (cuyo resultado no dio diferencias significativas), sino que también existía el mito directamente opuesto: que las personas circuncidadas tienen menos sensibilidad. ¡Error!

Todavía hoy en día, es fácil escuchar algún comentario sobre que, si te masturbas demasiado, tenderás a la eyaculación precoz. De nuevo, esto no es cierto. Lo que sí puede afectar, como ya se habló en las causas de la eyaculación precoz, es un hábito de masturbación rápido, dado que puede hacer que el organismo se condicione a recibir un estímulo sexual y, rápidamente, buscar el orgasmo.

Por otra parte, se solía decir que la eyacular rápido era un rasgo de hombres muy varoniles. La sociedad en la que vivimos hoy en día ha empezado a darle la vuelta a este mito. No obstante, cabe recalcar que eyacular, ya sea lento o rápido, no hace a la persona ni más ni menos varonil.

Mitos de la eyaculación precoz: consecuencias y tratamiento

Se escucha que el semen de las personas con eyaculación precoz es de menor calidad. ¿Tiene esto alguna base científica? ¡Ninguna! La calidad del esperma no tiene que ver con la capacidad para controlar el reflejo eyaculatorio, son dos categorías completamente aisladas.

Es realmente común la creencia de que no tiene cura. No obstante, es uno de los trastornos de la sexualidad que tiene mayor tasa de recuperación (casi el 98%), a través de la consulta psicológica y/o con ayuda farmacológica controlada.

Se dice que cuando tienes eyaculación precoz, el alcohol puede ayudar a controlar mejor. Esto es un grave error, y es que, si bien es cierto que a corto plazo puede ser útil para la sensación de control (en cantidades bajas), a la larga se convierte en un arma de doble filo. ¡Recordad que el alcohol es una droga depresora! Además, perseguir este hábito puede conllevar a un trastorno no relacionado con la sexualidad: el alcoholismo.

¡Basta de mitos!

Ahora que ya sabes diferenciar bien los mitos y rumores alrededor de la eyaculación precoz, no te dejes engañar por la sabiduría popular ni por las ideas que son retrógradas.

Recuerda que aquellos que realmente pueden ayudarte, son los profesionales de la eyaculación precoz.

Tabla de contenidos

Artículos relacionados

Aleix Comas - Doctoralia.es