Entendiendo los diagnósticos: Anorgasmia

Piloto automático

Qué es la anorgasmia

La anorgasmia (ahora también llamada Trastorno Orgásmico) se refiere a la dificultad marcada o incapacidad para experimentar un orgasmo. Esta dificultad puede ser adquirida o de toda la vida (siendo esta última opción la más común), así como darse en cualquier situación o bien solamente ante ciertas parejas o tipos de estimulación (más abajo explico más detalles sobre esto punto).

 

Aunque la anorgasmia es totalmente compatible con sentir deseo y excitación durante las prácticas sexuales, muchas veces las personas que sufren anorgasmia suelen percibir también algunas dificultades para dejarse llevar cuando realizan actividades sexuales, siendo común también la aparición de emociones como culpa y ansiedad

 

Es común que la anorgasmia aparezca en casos de vaginismo.

Dificultades con el diagnóstico

Este diagnóstico, al igual que muchos otros diagnósticos sexuales, no está libre de controversia, por lo que debemos tomarlo con mucha cautela:

 

Para que se dé un orgasmo nuestro cuerpo y nuestra mente nos piden dos cosas a cambio:

  • Estar “conectado/a” con la situación: esto implica dejarnos llevar por la situación sexual y las sensaciones corporales que estamos sintiendo, sin juzgar ni evaluar (es decir, sin distracciones).
  • Recibir una estimulación sexual adecuada: aunque hay ciertas prácticas y acciones que facilitan que se dé un orgasmo, no hay un sólo modo de estimulación correcto para alcanzar el orgasmo: lo que a una persona la puede excitar, a otra puede incomodarla, y la misma práctica o estimulación puede ser gratificante en un momento concreto e incómoda en otro. Por eso, el término “adecuada” no hace referencia a una estimulación determinada y general para todas, sino al hecho de que sea la que nos guste y necesitemos en aquel momento. ¿Cómo saberlo? Ensayo y error

 

Si los dos puntos anteriores no están, nuestro cuerpo no generará un orgasmo y esto no será ningún trastorno, tan sólo el funcionamiento normal del cuerpo humano. Si, por el motivo que sea, no lo estoy pasando bien en mi práctica sexual o no recibo una estimulación adecuada a mis necesidades, mi mente no entenderá que debe activar un orgasmo y no lo hará. 

 

Aprender cómo funciona nuestro cuerpo, así como qué nos gusta y excita, es indispensable para lograr un orgasmo, y con la terapia sexual puedes aprenderlo.

Causas de las dificultades para alcanzar el orgasmo

Las causas de que nos cueste o bien no logremos un orgasmo son variadas, siendo las más comunes las siguientes:

 

  • Trastornos emocionales (ansiedad, depresión, estrés…)
  • Toma de medicación antidepresiva (ISRS)
  • Dificultades en la concentración
  • Elevada autoexigencia
  • Conflictos de pareja (cuando tenemos pareja)
  • Malos hábitos sexuales
  • Educación rígida con la sexualidad

En resumen:

La anorgasmia es la dificultad para alcanzar un orgasmo. Esta dificultad suele deberse a dos puntos clave: 1) dificultades para “desconectar” o dejarse llevar junto a 2) una mala estimulación sexual (la estimulación adecuada es única para cada persona y se aprende practicando y explorando). Una tendencia al perfeccionismo y elevada autoexigencia junto con la vivencia de la sexualidad con ansiedad, culpa o frustración dificultan lograr el orgasmo.

¿Se puede tratar la anorgasmia?

La anorgasmia tiene tratamiento y se puede hacer tanto si tienes como si no tienes pareja sexual. Las tareas, aunque al principio puedan generar cierta sorpresa, son todas agradables y buscan que cada vez conectes más con el placer, el dejarte llevar y, en última instancia, consigas el orgasmo.

 

Para que el tratamiento tenga opciones de éxito es importante realizarlo con un sexólogo profesional, que pueda identificar las dificultades específicas en tu caso particular y darte las herramientas que más puedan ayduarte.

Cómo lo trabajo en terapia

En todos los tratamientos empiezo por una evaluación exhaustiva que permita identificar las causas que operan en tu caso, así como descartar posibles patologías asociadas que estén interfiriendo.  Con esto, podré elaborar un plan de trabajo individualizado que permita abordar los 3 objetivos básicos para el bienestar, que son:

En relación al tratamiento, la línea de trabajo para trabajar las dificultades o incapacidad de experimentar el orgasmo pasará por:

Lo comentado en el punto anterior es un resumen de las líneas generales que utilizo para tratar esta patología. Cada caso particular requerirá de matices que se aplicarán una vez hecha la evaluación, bucando la máxima eficiencia en el tratamiento. 

Si tienes cualquier duda, puedes consultarme sin compromiso a info@aleixcomas.com

Tabla de contenidos

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *