Cómo saber si mi pareja sufre EP

En determinadas circunstancias, podemos preocuparnos y preguntarnos cómo saber si mi pareja sufre EP (eyaculación precoz). Qué es exactamente ese trastorno, cómo se diagnostica, cómo se supera… ¿Te interesa?

Es posible que, en algún período de tus relaciones en pareja, hayas notado un cambio en la otra persona. Ha acabado antes de lo que querría varias veces, no quiere hablar mucho de este asunto ¿Vergüenza? ¿Miedo? ¿Inseguridad? Antes de conocer qué podemos hacer, veamos en qué consiste la eyaculación precoz.

Cómo saber si mi pareja sufre EP

La eyaculación precoz es un trastorno relacionado con la sexualidad. Se trata de la inhibición del control del reflejo eyaculatorio. Es decir, impide que la persona pueda controlar su eyaculación, ocurriendo ésta antes de lo deseado. Esto ocurre de forma recurrente en el tiempo, no de forma aislada.

Puede ser que esto ocurra desde el inicio de la maduración sexual, o bien haberse desarrollado a lo largo del tiempo.

Es un trastorno muy frecuente: afecta a alrededor del 23% de la población mundial, comprendida entre los 18 y los 70 años. La buena noticia es que casi el 98% de las personas que piden ayuda, logran superar este problema sexual.

Creo que mi pareja sufre EP, ¿qué hago?

La ayuda de la pareja en el tratamiento es un aspecto muy positivo. Hablar del problema con la pareja, no culpar, de la misma forma que no restar importancia. Y, sobre todo, apoyar la idea de que buscar ayuda está bien: no es algo de lo que avergonzarse.

Si después de leer la definición crees que tu pareja sufre EP, lo más recomendable es que acuda a los profesionales de la eyaculación precoz. En Take Control, los tratamientos son completamente personalizados al perfil de la persona, y no es necesario acudir físicamente. En muchas ocasiones, esto será un alivio para aquellas personas a las que les cueste pedir la ayuda de un profesional.

También es recomendable leer e informarse de qué ejercicios son recomendados para las personas que sufren este problema sexual. Los ejercicios de Kegel, usar preservativos retardantes y otras actividades serán muy favorables. Además, también resulta muy interesante cuidar nuestra dieta.

¿Qué ha podido ocurrir?

Las causas de la eyaculación se dividen en causas orgánicas y causas psicológicas.

Existen algunas enfermedades, como las infecciones prostáticas, que provocan el acortamiento de la latencia eyaculatoria. Es decir, provoca que se eyacule antes. También es bien sabido que el uso de algunos fármacos afecta a la eyaculación y a la erección. El consumo de drogas y hábitos sedentarios también crean una tendencia a la eyaculación precoz.

La ansiedad, el miedo al fracaso, hábitos masturbatorios demasiado rápidos… Estos son los principales causantes psicológicos de la eyaculación precoz.

Es muy probable que sientas inseguridad y no seas capaz de establecer la causa de problema de tu pareja. Pero no debes preocuparte: los profesionales de la eyaculación precoz están preparados para ayudaros.

Tabla de contenidos

Artículos relacionados