Entendiendo los diagnósticos: Disfunción Eréctil

Cómo funciona nuestra mente

Definiendo la disfunción eréctil

La disfunción eréctil (ahora también llamada trastorno eréctil) se entiende, resumidamente, como la dificultad para generar y/o mantener una erección. Aunque comúnmente suele ocurrir en pareja, también puede aparecer estando a solas.

 

Las personas que sufren esta situación suelen sentirse avergonzadas, así como tienden poco a poco a evitar los contactos sexuales por temor a que esto vuelva a suceder. 

 

La disfunción eréctil puede ocurrir a cualquier edad y en cualquier momento, siendo lo más común un inicio pasada la adolescencia para la disfunción eréctil primaria, y sobre los 30-50 años para la disfunción eréctil secundaria. 

Ojo: ¡no todo es un trastorno!

Con la información que corre por internet y por lo que escuchamos de amigos y conocidos (que, lejos de tener una opinión contrastada, suelen hablar desde lo que creen o repiten lo que les han contado a ellos), está siendo bastante común entrar en pánico al tener dificultades para generar o mantener una erección, creyendo que tenemos un trastorno o que algo raro nos está ocurriendo.

 

¡Nada de eso! Nuestro cuerpo es el que es y no siempre responde a nuestras demandas como deseamos (como cuando queremos dormir y no podemos, o queremos seguir comiendo pero nos sentimos muy llenos). Esto implica que todos nosotros nos encontraremos en más de una ocasión queriendo tener una erección sin conseguirla, sobretodo las primeras veces que tengamos relaciones sexuales con una nueva pareja sexual.

 

Lo que se considera un trastorno es cuando esta dificultad aparece en casi todas las ocasiones (más del 75% de las veces), durante más de 6 meses seguidos y nos genera un malestar muy significativo. 

Causas de la disfunción eréctil

Existen muchas causas diferentes, que las podemos englobar en psicológicas y en médicas/orgánicas. Las principales son las siguientes:

 

  • Médicas:
    • Diabetes
    • Problemas cardiovasculares
    • (Ab)uso de drogas

 

  • Psicológicas:
    • Preocupaciones y exigencias
    • Ansiedad y estrés
    • Depresión
    • Malos hábitos sexuales
    • Primera relación sexual insatisfactoria
    • Haber pasado por un proceso de ruptura reciente
    • Problemas de atención

 

Importante: las causas psicológicas son las más comunes con muchísima diferencia, siendo las médicas muy infrecuentes.

En resumen:

Con la disfunción eréctil lo que nos suele ocurrir es que sentimos presión por cumplir con lo que nos decimos que es “esperable” o “correcto” durante la relación sexual. Esta presión, que puede venir de nosotros y/o de fuera, nos genera preocupación, ansiedad e inseguridad, y esto dificulta que estemos conectados con la situación sexual. Nuestro cuerpo, al estar desconectado de la situación sexual, deja de responder con una erección.

¿Se puede tratar la disfunción eréctil?

La disfunción eréctil, en casi la absoluta totalidad de sus casos, tiene solución. Desgraciadamente se están vendiendo muchas recetas “mágicas” para la disfunción eréctil (pastillas sin receta, plantas, etc) que, lejos de producir ningún efecto significativo, nos acaban generando todavía más ansiedad y preocupación, cronificando la patología.

 

Por eso es muy importante acudir a un sexólogo profesional que pueda determinar qué variables están influyendo en tu caso y así comentarte qué tratamiento seguir y cómo aplicarlo.

Cómo lo trabajo en terapia

En todos los tratamientos empiezo por una evaluación exhaustiva que permita identificar las causas que operan en tu caso, así como descartar posibles patologías asociadas que estén interfiriendo.  Con esto, podré elaborar un plan de trabajo individualizado que permita abordar los 3 objetivos básicos para el bienestar, que son:

En relación al tratamiento, la línea de trabajo para mejorar la disfunción eréctil pasará por:

Lo comentado en el punto anterior es un resumen de las líneas generales que utilizo para tratar esta patología. Cada caso particular requerirá de matices que se aplicarán una vez hecha la evaluación, bucando la máxima eficiencia en el tratamiento. 

Si tienes cualquier duda, puedes consultarme sin compromiso a info@aleixcomas.com

Tabla de contenidos

Artículos relacionados

Aleix Comas - Doctoralia.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *