Entendiendo los diagnósticos: Eyaculación Precoz

Cómo funciona nuestra mente

Eyaculación precoz: vamos a ubicarnos

Antes de empezar a leer, tómate unos segundos para pensar qué te viene a la mente cuando escuchas el término Eyaculación Precoz: ¿cómo la definirías? ¿es algo relacionado con tiempo? ¿con control? ¿con malestar?

 

La mayoría de la gente entiende la eyaculación precoz como algo que está relacionado con eyacular muy rápido y sin poder controlarlo. Aunque esto no se aleja de la realidad, lo que verdaderamente es la eyaculación precoz es…UNA ETIQUETA: la eyaculación precoz no es una enfermedad como un virus de la gripe, que podamos encontrarla en la naturaleza y con la que nos infectemos. Tampoco es una alteración genética que nos condena a eyacular rápido y sin control (afortunadamente).

 

Parece una obviedad pero no lo es: la eyaculación precoz es solamente el nombre que unos psicólogos y psiquiatras han decidido poner a una conducta sexual. Y esta conducta sexual no tenemos por qué tenerla siempre ni tiene que implicar tener patología. Para hacernos una idea, hace años eyacular rápido era visto como algo positivo, pero de esto ya hablaré en otra entrada.

Entonces, ¿qué es la Eyaculación Precoz?

Actualmente hay debate sobre qué se entiende y qué no como eyaculación precoz, ya que cada manual lo define de un modo diferente: aunque parece que siempre ha habido un consenso en definir la eyaculación precoz como una eyaculación antes de lo deseado o sin control, no todos han estado de acuerdo en qué quiere decir esto de “deseado”: algunos lo determinaron por tiempo (unos decían que era un tiempo inferior a 1 minuto, otros que inferior a 5 minutos), otros lo contaban por cantidad de empujes intravaginales, otros por si daba tiempo a dejar satisfecha a la pareja, otros por si simplemente ocurría antes de lo deseado por el varón o por su pareja… y a día de hoy sigue sin haber un consenso en la comunidad científica.

 

Para simplificar, podemos decir que la eyaculación precoz es una etiqueta que ponemos a la conducta de eyacular antes del primer minuto de penetración (o antes), siempre que ocurra la mayoría de las veces durante al menos 6 meses y que genere un malestar en la persona a quien le ocurre.

 

Ahora mismo se calcula que uno de cada 4 varones sufre o sufrirá eyaculación precoz en algún momento de sus vidas (¡y esto solamente recogiendo las personas que lo verbalizan!).

Causas de la Eyaculación Precoz

No existe una sola causa para la eyaculación precoz: casi siempre se da una combinación de varias. Por eso es tan importante que se haga una buena evaluación de cada caso y así poder determinar exactamente las que están influyendo, lo que guiará el tratamiento a seguir.

 

Las causas pueden dividirse en psicológicas y en médicas/orgánicas, siendo las psicológicas las más típicas con mucha diferencia. Veámoslas por encima:

 

  • Causas psicológicas:
    • Miedos y preocupaciones excesivas
    • Ansiedad
    • Malos hábitos sexuales
    • Falta de comunicación en pareja
    • Dificultades en atención

 

  • Causas médicas/orgánicas:
    • Alteraciones neuronales
    • Alteraciones hormonales
    • Problemas prostáticos
    • (Ab)uso de drogas

En resumen:

Con la eyaculación precoz lo que nos ocurre es que eyaculamos rápido y sin control. Esto suele ocurrir por dos cosas: 1) preocupación y tensión durante la relación sexual (esto activa el reflejo eyaculatorio) y 2) intentar distraernos de los estímulos que nos excitan, pensando que así aguantaremos más. Lejos de que esto ayude, notamos de repente que estamos a punto de eyacular, nos agobiamos más y el reflejo eyaculatorio se activa todavía más rápido.

¿Se puede tratar la Eyaculación Precoz?

Afortunadamente, este diagnóstico es de los que mejor pronóstico tiene entre todos los trastornos sexuales si se trabaja bien y de la mano de un sexólogo experto

 

Seguramente habrás escuchado que existen cremas y fármacos para retardar el momento de la eyaculación. Los resultados de éstos son muy pobres y con poca utilidad a largo plazo: las cremas suelen generar cierta anestesia, lo que no ayuda a dominar la eyaculación, sino a no sentir placer (y esto tampoco es señal de que puedas retrasar la eyaculación); por otro lado, existen algunos fármacos que peuden retrasar el momento de la eyaculación pero mucho menos que si lo aprendemos a gestionar nosotros mismos. Además, nos hace dependientes de estos fármacos, generando más preocupación e indefensión.

 

Lo más adecuado es acudir a un sexólogo profesional para que pueda determinar qué variables están influyendo en tu caso y así comentarte qué tratamiento seguir. Merece mucho la pena, ya que las técnicas para mejorar el control eyaculatorio suelen ser placenteras, se dominan en pocas sesiones y tienen una elevada tasa de éxito

Cómo la trabajo en terapia

En todos los tratamientos empiezo por una evaluación exhaustiva que permita identificar las causas que operan en tu caso, así como descartar posibles patologías asociadas que estén interfiriendo.  Con esto, podré elaborar un plan de trabajo individualizado que permita abordar los 3 objetivos básicos para el bienestar, que son:

En relación al tratamiento, la línea de trabajo para mejorar la eyaculación precoz pasará por:

Lo comentado en el punto anterior es un resumen de las líneas generales que utilizo para tratar esta patología. Cada caso particular requerirá de matices que se aplicarán una vez hecha la evaluación, bucando la máxima eficiencia en el tratamiento. 

Si tienes cualquier duda, puedes consultarme sin compromiso a info@aleixcomas.com

Tabla de contenidos

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *